Una boda diferente

Hacía varios años que no iba de invitado a una boda, sin duda un sentimiento extraño estar de espectador. Cuando me toca documentar una boda son muchas horas de trabajo y el único momento de descanso es durante la cena. En este caso fue casi igual pero por que íbamos con nuestras dos niñas y el único momento de descanso fue justo ese, el de la cena.

Opté por llevarme la cámara con la idea de tomarnos alguna foto los cuatro, aprovechando que no utilizaba un smoking seguramente desde mi boda hace casi seis años y también para traerme buenos recuerdos de nuestras bebas. Al final la foto que quería no salió pero salieron otras, como siempre o casi siempre pasa en este trabajo.

Es complicado dejar la pasión aun lado, pasan tantas cosas en un evento de este tipo que tuve que hacer algunas tomas y creo que salieron buenos tiros.

Se casó mi cuñado y nos tocó ser padrinos de anillos.

La boda fue en Monterrey en la máquina de hacer bodas de “Las Nubes” y el fotógrafo oficial fue “Polo Pompa“. Vimos 4 o 5 novias ese día en ese lugar.
También pueden ver el cuadro de firmas que hacemos en “Kaskarón” en alguna de las fotos y la cabina de fotos “Pancho Villa Machine” no cupo en el avión, pero también nos la hubiéramos llevado.